domingo, 21 de agosto de 2016

Tinta de domingo.

El sol se ha quedado sin alma, y yo chapoteo entre los ríos de tinta que te dedico desde mi playa, tratando de aferrarme a la vida a bocanadas mientras Chillida peina el viento en la bahía de La Concha. Lanzo agónicos intentos de llenar mis pulmones con aire, entre brazadas erráticas en medio de este mar, pero lo único que consigo es ahogarlos en tinta, engrasar mis cuerdas vocales con la negrura hasta adormecerlas. Y que todos los relojes se paren. Y que su arena envuelva a mis pies descalzos de vida. Descalzos de ti. Y es que no sabes lo desgarrador que resulta ser el autor del vacío que atormenta tus noches, la culpa del que escribe silencios con sangre y tinta, el dolor del que detrozando su propia alma trata de construirte un futuro sin la toxicidad de sus palabras. Han pasado ya más de dos años desde la última vez que bailamos. Han sido muchas noches tejiendo silencio, he quemado muchas libretas llenas de ti. He desenfundado muchos, muchísimos intentos de olvidarte y de que tú me olvides. Pero esta noche después de leer tu carta puedo asegurarte, sin miedo a equivocarme, que fracasé en todos y cada uno de ellos. #tintadedomingo #ratosdetintaypapel #novelaenconstruccion #writing #inspiration #pages #lovewhatyoudo #dowhatyoulove

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada